Del 4 al 22 de noviembre de 2019, el Mando de las Fuerzas Aéreas Francesas (CFA – Commandement des Forces Aériennes) realizó el ejercicio «Volfa 2019» desde de la base aérea 118 de Mont-de-Marsan. Un gran entrenamiento en preparación de combate que movilizó a todos los miembros de l’Armée de l’Air (AdA).

A diferencia de años anteriores, para 2019 solo se programó una edición intensiva que duró tres semanas. Al favorecer la concentración de esfuerzos y la economía de los vehículos, «VOLFA» se ha convertido en un evento ineludible dedicado a las fuerzas aéreas. Como novedad este año, unos quince aviones extranjeros y cerca de 250 soldados británicos, belgas, canadienses, estadounidenses, españoles, portugueses e italianos se han unido a sus colegas de las unidades francesas para desarrollar intercambios e interoperabilidad.

Ejercicio para tripulaciones ya calificadas en combate, el «VOLFA 2019» implementa todas las habilidades necesarias para las fuerzas aéreas: superioridad aérea, ataque, reconocimiento, proyección y protección de las fuerzas desplegadas. Se programaron dos misiones cada día, algunas de noche. Además de las operaciones de combate, el escenario de esta edición también se centró en la búsqueda y rescate de combate y el apoyo aéreo cercano.

Por cuarta vez desde la existencia del ejercicio «VOLFA» y gracias a las herramientas de trabajo colaborativo  en línea implementadas, muchas tripulaciones han operado directamente desde sus propias bases aéreas. Revolucionario, estos softwares (TacView, Jeannette) aportan un valor añadido innegable en el entrenamiento avanzado de las unidades aéreas. Estos cambios tecnológicos tienen la ventaja de limitar el movimiento de las aeronaves, garantizando así beneficios logísticos y ahorros económicos.

El ejercicio está animado por la filosofía de «entrena mientras peleas» (entrenado como si estuvieras peleando). Los aviadores entrenan todo el año en condiciones lo más cercanas posible a la realidad, para poder intervenir de la manera más rápida y eficiente posible en caso de crisis.

En cuanto a los aviones de combate franceses, una docena de Rafales de la 30ª y 4ª Escadre de Chasse se dedicaron al ejercicio y se turnaron en las filas de amigos o enemigos. Cuatro Alphajets de la 8va Escadre de Chasse han sido parte de la fuerza de «oposición – aire rojo». En cuanto a otros activos, se comprometieron cinco aviones de transporte táctico del AA: un Super Hercules C130J-30, un Transall C160, una Casa CN235, un C130H Hercules y un A400M Atlas.

Dos helicópteros Caracal del Escadron d’Hélicoptères 1/67 «Pyrénées» desempeñaron un papel central en las misiones de búsqueda y rescate de combate, en estrecha colaboración con los equipos del comando aéreo paracaidista n.30 (Comando Parachutiste de l’Air no. 30). Un drone Reaper participó desde la base aérea de Cognac, mientras que un radar E-3F Awacs implementó sus capacidades integradas de control y comando. España ha enviado a los combatientes Eurofighter Typhoon del Ejército del Aire, mientras que Italia ha enviado a los combatientes bombarderos IDS Tornado del 6º Ala de Ghedi de la Fuerza Aérea.

En el campo, los centros de detección y control desempeñaron un papel importante en la conducción del combate aéreo. Diez equipos de controladores aéreos avanzados han llevado a cabo misiones de apoyo aéreo cercano (CAS – Apoyo aéreo cercano).

Print Friendly, PDF & Email
 

Deja un comentario