Gran Bretaña y Suecia acordaron el 19 de julio en el Royal International Air Tattoo que se está realizando en la base aérea de la RAF en Fairford,  estudiar la cooperación para el desarrollo de un avión de combate durante la próxima década y han abierto la puerta a otros socios potenciales. en un movimiento que podría ver al país escandinavo unirse a un proyecto de un caza británico de próxima generación. Los dos ministros de Defensa, Peter Hultqvist y Penny Mordaunt, han firmado un Memorando de Entendimiento (MoU).

El año pasado, Gran Bretaña reveló planes de un programa para desarrollar un avión de combate y una serie de drones llamada Tempest, lo que generó dudas sobre el futuro de la cooperación de defensa europea, mientras que Francia y Alemania continúan con su programa FCAS para hacer frente a las crecientes amenazas.

EL Tempest, destinad a reemplazar el Eurofighter Typhoon a partir de 2040, será desarrollado y construido por BAE Systems, la mayor industria de defensa británica, junto con Rolls-Royce, Leonardo UK y MBDA. El Saab sueco, que recordamos que tiene un considerable conocimiento en términos de aviones de combate (Draken, Viggen, Gripen), no ingresará de inmediato en el mismo equipo industrial, sino que participará en un estudio más amplio de la tecnología que describe las futuras asociaciones posteriores al Brexit de Gran Bretaña y podría llevar a otros países a subir al tren inglés.

El Ministerio de Defensa del Reino Unido dijo que el acuerdo incluye un programa conjunto para el desarrollo y adquisición de aviones de combate. Sin embargo, Suecia dijo que el plan permitía a ambas partes realizar estudios con otros socios y señaló que su caza Saab Jas-39 Gripen cumpliría sus necesidades de defensa aérea «en el futuro inmediato».

El estudio, que se espera produzca un informe inicial para el otoño de 2020, «sienta las bases para la colaboración e invita a otros países a participar en nuestras discusiones», dijo el Ministro de Adquisiciones de la Defensa, Stuart Andrew. «Gran Bretaña seguirá siendo un socio clave para sus vecinos europeos en la OTAN después de abandonar la Unión Europea», dijo.

Las naciones europeas enfrentan hoy una combinación de amenazas a su seguridad y restricciones presupuestarias estrictas que han estimulado las alianzas y la competencia para luchar por el liderazgo y una parte del gasto futuro para cualquier nuevo avión de combate europeo. Los analistas dicen que no está claro si Europa podrá costear más de un programa de desarrollo para un futuro luchador (FCAS y Tempest) en comparación con los tres actuales: el francés Rafale, el sueco Gripen y la multinacional Eurofighter.

 

Print Friendly, PDF & Email
 

Deja un comentario