Seis aviones F-35A y un equipo compuesto por pilotos y mantenedores del ala 32 de la Fuerza Aérea italiana se han arriesgado estos días en el Reparto Sperimentale e di Standardizzazione di Tiro Aereo (RSSTA) de Decimomann para un ciclo de entrenamiento avanzado de aprox. tres semanas

La actividad de capacitación permitirá a los pilotos del 13º grupo de vuelo de Amendola consolidar la experiencia adquirida en las numerosas capacidades operativas ya logradas con la nueva aeronave, incluidas las relacionadas con su uso en el servicio de vigilancia del espacio aéreo, y continuar el camino para lograr la Capacidad Operativa Total del sistema de armas F-35A, el objetivo principal después de la Capacidad Operativa Inicial – COI (IOC Initial Operational Capability) se logró el pasado noviembre en el 4º Curso de vuelo del TLP de 2018 realizado en la base aérea de Amendola.

Durante el curso del riesgo se llevarán a cabo varios tipos de misiones de entrenamiento, tanto de día como de noche, en coordinación con el RSSTA de Decimomannu y el Polígono Interforze de Salto di Quirra. Gracias a las características polivalente del nuevo sistema de armas, que lo caracterizan como una plataforma de quinta generación en comparación con las multiusos de las generaciones anteriores, en particular por las capacidades únicas del nuevo avión en términos de recolección y gestión de datos en tiempo real (sensor de fusión), es posible expresar simultáneamente en vuelo toda la gama de capacidades aero-tácticas, en el pasado, necesariamente llevadas a cabo con más tipos de aviones.

Los pilotos pueden entrenar, durante el mismo vuelo, una amplia gama de misiones, incluido el combate con otras aeronaves (aire-aire), la simulación del compromiso con el armamento de precisión de los objetivos en el suelo, la actividad ISR (Inteligencia, Vigilancia y Reconciscitación) para la recolección de datos para respaldar operaciones, actividades de apoyo a las fuerzas terrestres y marítimas, guerra electrónica.

Las misiones de entrenamiento se llevarán a cabo en cuotas y en porciones dedicadas al espacio aéreo, dentro de las cuales, a través de sofisticadas tecnologías de simulación con las que está equipada la aeronave, los pilotos también podrán entrenarse en tácticas y procedimientos para el combate aéreo y el combate. Precisión de los objetivos en el suelo, pero sin prever el uso de ningún tipo de armamento. De hecho, todo se reproducirá por computadora a bordo, y se presentarán a los pilotos durante la misión los diferentes tipos de amenazas según los escenarios operacionales que se simularán de vez en cuando, y siempre de forma computarizada, el piloto puede entrenar para enfrentar y neutralizar amenazas eficaces.

Entre otras cosas, las capacidades de entrenamiento virtual e integrado (entrenamiento con simulador y entrenamiento virtual a bordo del propio avión) le permiten entrenar con total seguridad en todos los procedimientos, tácticas y desarrollo del potencial del sistema de armas, además de permitir una reducción sustancial en los costos.

Fuente y créditos fotográficos: Oficina de Prensa de la Fuerza Aérea Italiana

Deja un comentario